lunes, 1 de junio de 2009

Premisa 14 de mayo – Visión critica de la realidad:




El carro te hace invisible, como si fueras un espectro que se bambolea al compás del vaivén de ese trasto maloliente y sucio, tirado por un pobre bicho que se alimenta de basura y cuyo excremento queda regado por las calles, dejando un rastro de putrefacto hedor. Es que la pobreza es desagradable, fea y huele mal, por eso preferimos dar vuelta la cara para no mirarla directamente.

Aunque a veces, por alguna razón nos detenemos a contemplar la espantosa miseria en la que muchas personas viven sumergidas hasta el cuello. Pero a no ahondar mucho, no vaya a ser que un poco de eso se nos pegue aunque sea en el animo, y nos arruine el día con algún pensamiento deprimente. Mejor es meter de nuevo la cabeza en los asuntos de la oficina, en el examen que tengo que dar y que me embola, o en cualquier otra cosa, al final cada uno tiene sus problemas...
Además contribuyo en lo que puedo, el otro día le compre un alfajor de chocolate a un nene que estaba pidiendo en la puerta del super, yo no soy como uno de esos hijos de puta sin conciencia social. Uff! mejor me apuro a llegar, esta haciendo frío.

: Salen todos los días con el carro?
- Si.
:Y si llueve?
- Hay que salir igual, aunque sea por la comida del caballo.

Esto se mueve bastante y hay que mantener un poco el equilibrio, los autos pasan zumbando, el caballo resopla. Los gurises van callados, y medio entre dientes responden en forma escueta a mis preguntas.

: Ahora para donde van?
- Doblamos a la derecha
: Bueno dale, yo me bajo acá

Nos despedimos estrechando las manos.
Me vuelvo al trabajo, me hice una escapada para hacer las fotos y tuve suerte, encontré un carro enseguida...
Subo las escaleras y entro en la oficina, dejo la bufanda y el gorro en el perchero. Che bajen el aire esto es un horno!
Bajo a la cocina a prepararme un café, al regresar me siento frente a la compu, a leer las noticias en montevideo.com y mientras me tomo el café recuerdo la anécdota que me comento una vez una antigua compañera de trabajo. La familia es del Opus y en los tiempos en que mi ex-compañera era niña, vivían en un barrio privado. La anécdota relataba como una vez el padre los subió a ella y sus hermanos en el auto y los llevó a recorrer algunas zonas de Montevideo, para que vieran como vive la gente pobre.
Recuerdo como esa anécdota me hizo pensar en los documentales de la National Geographic, hablando de burbujas...
Ha! mi compañera se convirtió en ex-compañera cuando se aburrió del trabajo y se fue con el novio a vivir a Irlanda. Sin casarse, todo un disgusto para la familia!

Los gurises ya deben ir lejos, con sus dientes picados y sus caras sucias. Yo me siento satisfecho creo tener las fotos para cumplir con la consigna propuesta en facultad, tomar tres imágenes que muestren una visión critica de la sociedad.
Que bueno que la consigna de la facu me permita mostrar que yo no soy un hijo de puta sin conciencia social, y que me preocupo por los demás.

Es que de vez en cuando, hace bien ver las cosas desde otro punto de vista ...



4 comentarios:

Rafael Sanz dijo...

Muy bueno el trabajo, un abrazo.

yoquemebusco dijo...

¿qué querés que te diga?:las fotos no me llamaron mucho excepto por el ángulo, por supuesto, lo cual fue suficiente para engancharme a leer el resto.

Valió la pena

051CorreaIris dijo...

Las fotos... buen enfoque. ¡Todo lo que se te ocurrió viajando en el Mercedes Benz!
Muchos deberían subirse a ese coche y recorrer la ciudad un rato.
Saludos, Iris.

Isabel Dominguez dijo...

Me gustó tu trabajo.Mas que nada tu reflexión.A no perder de vista esta realidad y pensar que podemos hacer cada uno de nosotros...Nadie está libre.